Intriga

 

La intriga en la novela romántica es el momento crucial: él o ella aparecen en escena: remotos, inalcanzables, seductores, y rodeados de un halo de misterio. El lector sin embargo, sabe que lo que muestran no es real, es su fachada y en ese momento nace el interés por conocerlos.

 

Esta intriga es un pilar fundamental, si el personaje es un cliché, o el prototipo que nos encontramos todos los días en nuestra realidad cotidiana, ¿dónde está la aventura?

 

Así, si en la actualidad se llevan con tatuajes y músculos, los añoraremos con la elegancia victoriana de Mr. Darcy; si son metrosexuales, los buscaremos con la rudeza de un “Cocodrilo Dundee”  (y fijaros que no menciono a Indiana Jones porque al fin y al cabo era un arqueólogo y además profesor universitario).

 

Y lo mismo querremos de ellas: si se llevan andróginas, como en los años 80`s, las buscaremos femeninas con muchas curvas, y si la mentalidad del momento es osada, luchadora y segura, las buscaremos tímidas, soñadoras y hogareñas, ¿por qué?, porque no se lee novela romántica para identificarnos con sus personajes, sino para fantasear otras realidades.

 

 La asimetría del amor, de Palmira Blum

 

"Lo de la elegancia era su forma de posicionarse frente a la arraigada imagen de que para ser amante de la tecnología y los videojuegos había que vestir cochambroso y llevar un gorrito llamativo, lo que había supuesto una fuente inagotable de coñas de todo tipo por parte de sus colegas"

 

Donde empiezan los sueños, de Lisa Kleypas.

 

“Cuando los dos hombres, ambos desnudos de cintura para arriba, se volvieron para encararse, Zachary vio que Warrington abría mucho los ojos, visiblemente consternado:

 

 

―Dios bendito ―dijo Warrington, incapaz de contenerse―. Fíjate…parece un mono.”

 

¿Estás de acuerdo con esta opinión, eres de las que buscas personajes que no tengan que ver con lo deseado en el momento, o prefieres a lo que estás acostumbrada? ¿Tal vez ninguna de las dos cosas? Me encantaría que me dejaras tu comentario y tus ejemplos leídos.