Desengaño

 

Cuando descubrimos la verdad, cuando nos enfrentamos a ella y ya no podemos negar eso que ya sentíamos en nuestras tripas y que hemos desoído deliberadamente, sentimos un dolor profundo, una conmoción, una lacerante vergüenza que no es más que la consecuencia del orgullo herido.

 

Después llega el resentimiento como en una ola imparable, cargada de todo tipo de sentimientos negativos como la venganza, la vergüenza y el dolor que nacen por sí solos, sin que nadie los llame ni los quiera porque nos iguala a otras mujeres, ¡cuando  nos creíamos tan distintas!

 

Padecemos todo esto, decepcionadas de nosotras mismas porque lo que en el fondo deseamos, sin que se nos conceda, es la indiferencia, el estar por encima. ¡Es tan dura esa incongruencia humana!, que haya otro yo, una parte de nosotros mismo que no nos obedece, que nos traiciona, que se burla de nosotros y se niega a sentir lo que se le ordena.

 

 

"Juicio y Sentimiento", de Jane Austen:

 

 Marian:

 

—¡Dios santo, Willoughby! ¿Qué significa esto? ¿No has recibido mis cartas? ¿No me vas a dar la mano?

 

(Repite incrédula)

 

Pero ¿no has recibido mis notas? —exclamó Marian con ansiedad extrema—. Debe de tratarse de algún malentendido...un malentendido horrible. ¿Qué significa todo esto? Dímelo, Willoughby, dime, por el amor de Dios, ¿qué está ocurriendo?

 

 

 "La asimetría del amor", de Palmira Blum:

—Eso puedo comprenderlo Mario, pero solo dime una cosa más —dijo levantando la cara para mirarlo, limpiándolse con las manos de forma inconsciente las lágrimas de la cara— : ¿es cierto que la dejaste sin una sola palabra?, ¿nunca? —gritó con la voz rota—, ¿en todo este tiempo?

 

Mario apretó los dientes, no tenía respuesta, todo había terminado.

 

 

"Suspiros de Pasión", de Judith Mcnaught  https://www.mcnaughtized.com/

 

(Kate Donovan)

 

Dios mío, debajo de todo ese falso encanto y de esa pulida pátina social, eres realmente...un monstruo.

 

 En lugar de sentirse insultado o enfadado, él la miro con cara de diversión perpleja; a continuación se rio y gesticuló con la cabeza.

 

(Mitchell Wyatt)

 

—¿Qué esperabas encontrarte a un amante plantado y con el corazón roto?

 

Y a ti , ¿se te ocurre algún otro ejemplo? Puedes dejarlo en los comentarios.